Loading...
Usted esta aqui:  Home  >  El ahorro es la base...  >  Current Article

No hay progreso económico personal si no hay ahorro, recordemos aquella vieja frase “el ahorro es la base de la fortuna”

By   /  noviembre 17, 2014  /  No Comments

    Print       Email

iStock_000007931909XSmall[1]

De nada sirve seguir de cerca al dólar si no tenemos claro la forma de planificar nuestros ahorros…

El primer paso para mejorar el manejo de nuestras finanzas personales es conocer nuestros gastos habituales. Seguramente tenemos una buena aproximación de los gastos fijos como las facturas de energía eléctrica, gas, agua, teléfono, cable, educación privada, club, etc. Pero el gasto en supermercado, combustible, boletos, salidas a comer, meriendas en el trabajo y otros gastos similares nos pueden presentar algunos problemas para estimarlos adecuadamente. Para salvar esta limitación debemos comenzar a anotar en una planilla todos nuestros egresos diarios durante un par de meses. La idea es ir agrupándolos por grandes conceptos como por ejemplo: consumo, transporte, gastos extras, etc. Y de esta forma lograremos conocer aproximadamente el destino final de nuestros ingresos sumando estos gastos habituales con las facturas fijas mensuales. Una vez que analizamos el destino actual de nuestros ingresos (la forma en que gastamos nuestro dinero) estamos en condiciones de armar el insumo básico del ahorro: un presupuesto de ingresos y egresos para cada mes del año.

Se recomienda analizar posibles recortes si luego de confeccionados nuestros presupuestos para cada mes del año nos percatamos de que nuestros ahorros mensuales planificados no alcanzan el 10% de nuestros ingresos que es lo que habitualmente se recomienda ahorrar como mínimo por expertos en finanzas personales. Recordemos que cada presupuesto está asociado a una determinada calidad de vida y quizás en este momento nos “caiga la ficha” de que estamos gastando por encima de nuestras posibilidades impidiendo nuestro progreso económico a través del ahorro. Como todo en la vida, para mejorar siempre hay que hacer determinados sacrificios, y estos sacrificios en finanzas es recortar gastos o en caso de ser posible mejorar nuestros ingresos mensuales.

Nuestro primer gasto del mes…

Una vez definido el monto del ahorro para cada mes del año debe ser necesariamente “nuestro primer gasto del mes”. Es decir, apenas recibimos nuestro ingreso debemos retirar el dinero del ahorro antes de empezar a pagar nuestras cuentas habituales. De esta forma, el presupuesto confeccionado pasa de ser una estimación sobre nuestros ingresos y egresos para convertirse en una meta ya que “nos tendremos que arreglar” con el dinero que nos quede luego de separar el monto destinado al ahorro. Este es el gran poder motivador que tiene el presupuesto ya que se convierte en un objetivo que surge de una planificación financiera establecida por nosotros mismos luego de un análisis de nuestra realidad económica.

Si llegamos a fin de mes con alguna dificultad podemos utilizar como excepción la tarjeta de crédito por ejemplo en el supermercado lo que equivale a financiar parte de nuestro déficit a tasa cero con nuestro próximo ingreso mensual. De todas formas, utilizar la tarjeta de crédito como mecanismo puntual de financiamiento debe ser el último recurso ya que siempre es mejor reducir los gastos para ajustarnos a nuestro presupuesto planificado. Ahora bien, si en el mes siguiente nos vuelve a pasar lo mismo y nuevamente “no llegamos a fin de mes” debemos descartar la posibilidad de usar otra vez la tarjeta de crédito ya que podemos ingresar en un proceso peligroso de endeudamiento continuo y creciente. Seguramente si llegamos a este caso tendremos que realizar ajustes en nuestros presupuestos mensuales realizando correcciones en los gastos estimados para los meses siguientes ya que evidentemente nos quedamos cortos. También podría suceder que no dependamos de un salario fijo y que nos equivoquemos en la estimación de nuestros ingresos variables mensuales. Para estos casos se recomienda ser conservadores y “redondear para abajo” los ingresos habituales estimados.

El ahorro por objetivos

Nosotros desde nuestro espacio recomendamos el ahorro por objetivos que apunta a invertir el clásico proceso de “gastar primero y ahorrar después” que sucede cuando terminamos asumiendo deudas para pagar determinadas compras o gastos. El ahorro debe anteceder al gasto y de esta forma podemos clasificar nuestros ahorros en función de nuestros gastos o inversiones futuras obteniendo un excelente control sobre nuestras finanzas personales. La idea es que nosotros mismos seamos nuestros propios aseguradores estableciendo por ejemplo determinados montos mensuales de ahorro para arreglos de la casa y para imprevistos además de guardar dinero para viajes, adquisiciones de inmuebles, mantenimiento o cambio de vehículo, entre otros.

    Print       Email

Te puede interesar...

Subrayado Investiga: el ahorro de los uruguayos

Leer mas →