Loading...
Usted esta aqui:  Home  >  Inversiones financieras  >  Current Article

Inversiones de bajo riesgo en Uruguay con interesante rentabilidad: Las Letras de Regulación Monetaria que emite el Banco Central del Uruguay

By   /  septiembre 15, 2014  /  No Comments

    Print       Email

segunda foto del banco central del uruguay

Se trata de la compra de un importe fijo en pesos uruguayos o en unidades indexadas a vencer en una fecha futura, invirtiendo una cifra menor que será determinada por la tasa de interés fruto del cierre de la licitación realizada por el Banco Central del Uruguay en una fecha determinada. Si bien es cierto que son inversiones mejores al clásico plazo fijo, se necesitan como mínimo $ 100.000 para poder ingresar en esta modalidad de inversión a tasas interesantes (hoy en día se está fomentando fondos de inversión respaldados en Letras de Regulación Monetaria para pequeñas sumas de dinero a invertir a través de redes de cobranza que pueden ser muy interesantes aunque lógicamente rinden un poco menos que las Letras propiamente dichas por el costo de transacción).

El importe fijo a vencer de la LRM (lo que vamos a cobrar a fecha de vencimiento) es el valor nominal de la letra y el importe que pagamos para tener ese derecho se le llama valor efectivo. La ganancia para el inversor quedará determinada por la diferencia entre el valor nominal y el valor efectivo de la letra. Entonces cuanto mayor sea la tasa de interés de la Letra, menor será la inversión inicial necesaria para comprar la misma.

El Banco Central del Uruguay (BCU) emite Letras de Regulación Monetaria (LRM) con el objetivo de regular la liquidez estructural del sistema financiero. Las LRM en moneda nacional se emiten actualmente a plazos de aproximadamente 30, 90, 180, 360 y 720 días. Las LRM en unidades indexadas se emiten actualmente a plazos de 1 año y 2 años aproximadamente.

Las LRM se colocan mediante el mecanismo de licitación holandesa (precio uniforme) que se efectúa a sobre cerrado. En este sentido, las instituciones intermediarias (bancos, corredores de bolsa) presentan sus propuestas al Banco Central del Uruguay de acuerdo a lo solicitado por sus clientes inversores (monto y tasa) sin conocer las ofertas de los demás participantes hasta una hora estipulada del día de la licitación. Transcurrida la hora de cierre, se revelan todas las propuestas recibidas, sin identificación de las instituciones.

Cierre holandés: En una subasta bajo la modalidad holandesa, a cada oferta adjudicada se le paga la mayor tasa aceptada (la tasa de corte), incentivando de esta forma la competencia entre los inversores que ofertarán sus tasas mínimas aceptables con el objetivo de no quedar afuera de la licitación. Los inversores saben que la tasa de corte será en general mayor a la ofrecida y es por eso que ofrecen tasas bajas para lograr entrar en la licitación. Es claro entonces que el cierre holandés beneficia al BCU ya que presiona a las tasas a la baja.

El BCU se reserva el derecho de aceptar un monto inferior al licitado en aquellos casos en los cuales las instituciones ofrezcan tasas demasiado elevadas. A esto se le llama “cortar por tasa”. Por otra parte, el BCU podrá en caso de considerarlo conveniente, adjudicar hasta el 150% del monto originalmente licitado, cuando la oferta supera a la demanda y las tasas ofrecidas son convenientes a criterio del BCU.

Todos los viernes de cada semana se publica en la página Web del BCU el calendario tentativo de licitaciones para la semana próxima, donde figura para cada instrumento la fecha de licitación, la de integración, el vencimiento, la moneda, el plazo, el monto y el horario de cierre. El resultado de las licitaciones es informado a través de la página Web sin identificar a las instituciones participantes.

Para verlos últimos cierres en pesos deben ir a “Letras de Regulación Monetaria pesos” en el siguiente link: http://www.bcu.gub.uy/Politica-Economica-y-Mercados/Paginas/default.aspx

    Print       Email

Te puede interesar...

La inversión de los ahorros para ganarle a la inflación

Leer mas →