Loading...
Usted esta aqui:  Home  >  El ahorro es la base...  >  Current Article

El ahorro: un camino hacia la “libertad financiera”

By   /  septiembre 11, 2014  /  No Comments

    Print       Email

libertadfinanciera-300x300

La “libertad financiera” es un concepto que se ha generalizado a través del Libro “Padre Rico, Padre Pobre” del famoso autor Robert Kiyosaki considerado internacionalmente por muchos como el gran maestro de las finanzas personales. Alcanzar esta libertad financiera que propone Kiyosaki no es lo mismo que hacerse rico y de esta forma se transforma en un concepto por demás interesante. Lo que se busca en realidad es el bienestar económico personal en lugar de la riqueza en sí misma. Algunas personas son ricas pero están muy lejos de ser libres financieramente hablando y hasta pueden ser rehenes de su propia riqueza ya que no les queda tiempo para ninguna otra actividad que no esté relacionada con el cuidado de su fortuna y de esta forma no logran ser felices a pesar de tener mucho dinero. Muchas veces algunas personas se olvidan de que el dinero es un medio para mejorar la vida a través de la adquisición de bienes y servicios y no un fin en sí mismo.

El concepto de “libertad financiera” supone en primer lugar que no somos totalmente libres, y en realidad ciertamente no lo somos. Se puede ejemplificar en varias frases que repetimos todos nosotros en algunas ocasiones como “me encantaría no tener que ir a trabajar hoy” o “como me gustaría tomarme licencia en determinada fecha”. Ciertamente todos tenemos obligaciones desde la infancia cuando comenzamos a ir a la jardinera. Y pensamos que es correcto que así sea ya que el ocio se disfruta por muy poco tiempo hasta que llega el aburrimiento. Pero alcanzar la libertad financiera no significa eliminar las tareas de mi vida sino que alude a incrementar nuestro tiempo libre para realizar actividades que estén alineadas con nuestros gustos, creencias y valores. En definitiva, ser más libres para poder elegir lo que realmente queremos hacer.

La realidad de la mayoría de las personas es muy distinta, tienen que ir a trabajar para pagar sus cuentas y generalmente esas cuentas son deudas de gastos que se hicieron con anterioridad. Entonces si el trabajo que tienen no les gusta se ven obligados a continuar en el mismo ya que las cuentas hay que pagarlas, cambiar de trabajo no es sencillo y presenta ciertos riesgos que se pretender evitar ante el endeudamiento sistemático que genera una “calesita” financiera que en ocasiones se convierte en una peligrosa bola de nieve que crece sin parar.

El mejor camino hacia la libertad financiera: reducir el endeudamiento y comenzar a ahorrar e invertir

Para transitar este camino se tiene que apuntar a corregir ciertos “vicios” financieros como gastar primero antes de ahorrar, adquirir bienes lujosos por encima de nuestras posibilidades creyendo que son activos pero en realidad solo nos generan gastos y de esta forma nos reduce el margen para ahorrar. Una vez que adquirimos conciencia de que el gasto tiene que venir después del ahorro debemos confeccionar un presupuesto mensual de nuestros ingresos habituales y nuestros egresos necesarios para mantener una calidad de vida adecuada a nuestras posibilidades. La prioridad número uno debe ser el establecimiento de un margen que nos permita ahorrar por lo menos el 10% de nuestros ingresos, cuando mayor sea ese porcentaje mejor siempre y cuando no nos afecte nuestra calidad de vida de una forma en que el ahorro se transforme en una tortura que terminará cayendo por su propio peso y de esta forma nos apartaría del camino hacia un mayor bienestar económico futuro. Luego que tenemos definido nuestro ahorro mensual deberíamos apuntar a generar ingresos extras realizando inversiones “pasivas” con el ahorro acumulado que tenga ese destino. Se le llama “pasivas” a aquellas inversiones que no te quitan demasiado tiempo en atenderlas, la idea es que el dinero ahorrado termine trabajando para ti y de esa forma aumentar la probabilidad de poder dedicar más tiempo a actividades que realmente te interesan. La libertad financiera óptima sería lograr vivir en el futuro de la rentabilidad que te den las inversiones pasivas y de esta forma poder escoger a qué te quieres dedicar mientras el dinero ya no es más un problema ya que trabaja para tí. Quizás la situación óptima podría aparentar una situación inalcanzable al menos antes de jubilarte pero lo importante es apuntar a ir incrementando gradualmente esa libertad financiera a través del ahorro que es la clave del progreso económico familiar.

Entonces ya sabemos cómo empezar a transitar el camino hacia esta libertad financiera: debemos comenzar por confeccionar nuestro presupuesto y definir un porcentaje de ahorro mensual no menor al 10% que debe ser el primer gasto del mes, es decir, apenas cobramos nuestro ingreso mensual apartamos ese dinero destinado al ahorro y luego comenzamos a pagar nuestras cuentas. Y mientras se acumulan nuestros ahorros tenemos tiempo para ir pensando en qué invertiremos nuestro dinero para que nos genere una renta extra. Cuanto antes comiences mejor, suerte.

    Print       Email

Te puede interesar...

Entrevista en Poder Ciudadano Radio: el ahorro, la inversión y el endeudamiento saludable

Leer mas →